Skip to main content

Cómo migrar de WordPress a Jekyll

En 2009 comencé mi primer blog, Viajar sin Destino, y durante años ha sido una fuente de cosas buenas y dolores de cabeza. Después de 6 años, decidí cerrar y dedicarme a otra cosa.

Lo cierto es que su contenido es algo que no quería perder así que hace poco he decidido que lo mejor era migrar a Jekyll, y alojarlo -de gratis- en Github Pages.

Migrar de WordPress a Jekyll: Exportar los datos

Cuando me planteé esta opción, ya había echado un ojo a la documentación oficial para migrar de WordPress a Jekyll, y la cosa no pintaba bien, más bien un engorro de mucho cuidado, pero mis ganas de complicarme la vida están al mínimo y he echado mano del Directorio de plugins de WordPress para ver qué opciones me dan. Os las cuento:

  • Jekyll Exporter: Ésta es tu solución, si lo que quieres es “el plugin para exportar de WordPress a Jekyll“, no hace falta que sigas leyendo, es éste.
  • WordPress2Jekyll: Cumple con lo que promete pero no pule los detalles, la información que exporta no es tanta ni tan bien organizada como Jekyll Exporter.
  • WP Github Sync: No sirve exactamente para exportar sino para sincronizar las revisiones de los artículos a través de Github. No muy ágil en mi opinión.

Jekyll Exporter es el plugin que quieres: Te da un archivo descargable con tus post types, páginas y artículos bien organizadito y con todo el front-matter con los metas importantes del post. Justo lo que yo quería y necesitaba.

Migrar de WordPress a Jekyll: Escoger un tema

Lo de los estilos siempre es controvertido: No quiero perder el tiempo en montarlos pero nunca encuentro nada que me parezca lo bastante apropiado.

Por suerte con Jekyll no me como tanto la cabeza y el minimalismo llama al minimalismo, así que partiendo de The Plain he hecho un par de ajustes que se pueden ver en el historial de commits del repositorio.

Hasta llegar a The Plain, he mirado bastantes temillas de Jekyll y todos pecan en lo mismo: Son tan mínimos, tan mínimos, que optimizan poco el SEO y no incluyen ningún tipo de optimización en este sentido más allá de tener un código súperligero y algunos -los menos- soltar el HTML minificado. Los sitios en los que he mirado son éstos:

El cambio de mentalidad

Después de tantos años con WordPress hay cosas que uno da por sentadas, como tener los parámetros SEO controlados con Yoast, categorías y etiquetas, una gestión rápida y visual del contenido, feeds, sitemaps, gestión integrada de los archivos multimedia…

Todas esas cosas con Jekyll no son tan sencillas. Dependes de quien halla desarrollado el tema o de las ganas que tengas de sentarte a tirar código, y de las posibilidades que te permita -en este caso- Github, que son algo limitadas.

Esto ha sido algo que me ha echado para atrás durante bastante tiempo con Jekyll pero que he decidido dejar pasar puesto que me ofrece lo que quería para cerrar esta etapa de mi vida: Simplicidad y mínimalismo, tanto en lo que vea como en las complicaciones que me traiga.

Ampliar contenidos

Ahora Github tiene una característica que no tenía hace poco y que lo hace magnífico para montar un blog en Jekyll y Github, y es la capacidad de arrastrar y soltar contenido en un repositorio. Ésto quiere decir que puedes escribir un post en Markdown en cualquier sitio, soltarlo en el repositorio, y en pocos minutos saldrá publicado en el blog sin tener que clonar, hacer commit, y push en tu ordenador o configurar todo en algún lado.

Limitaciones

Como decía, hay cosas que con Jekyll no son tan sencillas, o por lo menos yo -de momento- no sé cómo salvarlas.

La primera, la gestión de imágenes. Me parece un tostón tener una cuenta en Flickr específica para subir fotos, imágenes destacadas o screenshots, y no estoy dispuesto a destinar una parcela de Mb en Dropbox para tenerlas ahí -indefinidamente- sólo para el blog. Hay otros servicios de imágenes, pero todos con limitaciones.

La siguiente, el tema de programar la publicación del contenido, que hasta donde sé no se puede hacer, es decir, cuando haces pop ya no hay stop. Y por pop, quiero decir Push.

Por último, requerir de servicios externos que recojan tu actualización en el feed y publiquen en tus redes sociales. Fue genial en su momento pero hoy hay cosas mucho más refinadas para publicar cuando quieras y que se actualicen tus redes sociales.

Recapitulando

Jekyll es desde hoy mi sistema para archivar contenidos que no quiero perder pero que tampoco quiero ampliar. Desde que lo he conocido se me han ocurrido diabluras de todo tipo, y su sencillez me tiene enamorado. No puedo más que pensar en cómo migrar de WordPress a Jekyll todos mis proyectos, pero en casi todos encuentro limitaciones en las que el dolor de cabeza que suponen me hacen echarme para atrás.

Este blog sin ir más lejos estuvo cerca, cerquísima, de estar montado en Jekyll, y aún me lo estoy pensando.

2 comentarios en “Cómo migrar de WordPress a Jekyll”

    1. Te puede pasar si tienes poca memoria para PHP o si tienes un tiempo de timeout bajo, lo ideal es que subas ambos parámetros en tu servidor para hacer la exportación.

      En el caso de que no tengas ésta posibilidad, podrías hacer una migración de tu wordpress a un entorno local donde puedas editar éstos valores, y ahí hagas la exportación a Jekyll.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *